spot_img

Las 7 estafas más comunes que debes evitar en Egipto (2024)


Si te gusta, comparte 🙂

¿Es Egipto peligroso? ¿Te piden dinero a cada paso? Bueno, a modo de resumen, diremos que nuestro viaje empezó muy bien pero se torció el último día.

Si quieres saber por qué y conocer las estafas más habituales en Egipto, sigue leyendo este post porque te puede ahorrar más de un problema en tu futuro viaje a esta gran nación.

El contexto de Egipto

Habíamos escuchado muchas cosas sobre este país, tanto buenas como malas… y estábamos deseando conocerlas de primera mano.

Nos habían advertido de que los turistas eran a menudo acosados para que comprasen, pero también que en los últimos años se había rebajado esa presión porque los propios egipcios se habían dado cuenta de que importunaban.

Y es que, un país en el que el salario mínimo es de apenas 4000 libras (78 euros), no se puede permitir el lujo de prescindir de los ingresos que da el turismo. Entonces, ¿nos trataron bien?

Romperemos una lanza a favor de los egipcios, presos de su cultura y tradiciones: el trato fue en muchas ocasiones bueno, aunque debes saber que intentarán sacarte cuanto dinero puedan. ¿Cómo? Conoce los siguientes trucos.

Timos y estratagemas para sacarte el dinero

La norma principal en este país es que cada acción conlleva una compensación económica. Por eso, lo que en un principio puede parecer una ayuda desinteresada, quizás termine resultando en un auténtico quebradero de cabeza.

Vamos a empezar nuestro repaso con las estafas más obvias para terminar con la que de verdad nos asustó y tienes que conocer para evitar momentos peligrosos. ¿Preparad@?

1-. Rechazarte el visado o cobrártelo varias veces

Los españoles no necesitamos visado previo como tal, pero sí que debemos abonar 25 dólares para ingresar a Egipto. Esto se puede hacer directamente al llegar al aeropuerto.

Otra opción es pagar online tras haber cumplimentado el pertinente formulario en la página oficial de la e-visa. Nosotros preferimos hacerlo así para evitar las colas del aeropuerto, pero cometimos un error.

Lo pedimos apenas 24 horas antes de nuestro viaje y, llegados al aeropuerto, nuestra aplicación todavía no había sido tramitada.

Ya habíamos pagado los 25 dólares, pero ni aún así nos dejaron entrar con la excusa de que no contábamos todavía con la aprobación.

Hasta aquí, puedes pensar que más que una estafa fue una negligencia nuestra por no haber completado los trámites con mayor antelación.

El problema es que el policía nos obligó a pagar otros 25 dólares si queríamos entrar, asegurándonos que podíamos luego solicitar el reembolso de nuestro primer pago en la página.

Nada más lejos de la realidad. La web pone claramente que no devuelven el dinero, por lo que en vez de 25, terminamos pagando 50 cada uno.

Y ni que decir tiene que no miraron nada. Simplemente, nos dirigieron a una ventanilla donde nos cobraron el pago, que más que un visado de acceso es una comisión con la que ganan dinero.

Además, recuerda que una vez que envías el formulario online tienes que hacer el pago de los 25 USD. Esto quiere decir que, si te equivocas a la hora de rellenarlo (pones mal algún dato), te rechazarán la aplicación y habrás perdido el dinero.

  • Solución: Solicita el visado una vez en el aeropuerto, que, por lo que vimos, es un trámite más fácil y no depende de aprobación alguna: solo del pago de 25 dólares.

2-. Hacerte o que te hagan una foto y pedirte dinero

En tu viaje por Egipto, te encontrarás con personas que ofrecen hacerte una fotografía o incluso piden que te fotografíes con ellos… o con sus camellos. No te decimos que no aceptes, aunque es bastante probable que después te pidan dinero.

Tú estarás en disposición de dárselo o no, pero frecuentemente se repiten episodios desagradables, con los protagonistas enfadándose si no aceptas el trato que ellos proponen.

Nosotros lo sabíamos y decidimos no hacer caso. Solo una vez tomamos una foto con un vendedor y fue por iniciativa mía. El trato ya estaba cerrado, le habíamos comprado un par de regalos y decidimos incluir una foto con Carina en la oferta (la puedes ver a continuación).

Carina posa riéndose con un vendedor en Pueblo Nubio

  • Solución: No te hagas fotos con desconocid@s o acepta pagar por ellas.

3-. Enseñarte lugares secretos a cambio de una propina

Esta estafa se suele dar en los principales reclamos turísticos, sobre todo en los templos más importantes del país.

Es habitual que los miembros de seguridad que en ellos se hallan traten de liarte con la excusa de enseñarte algún rincón especial, como la tumba de un faraón o una escritura en la pared.

A ese supuesto favor le seguirá el correspondiente peaje… y para much@s es bastante difícil decir que no cuando quien lo pide es un guardia.

Esto lo vimos, sobre todo, en los templos de Hatshepsut, Karnak y Abu Simbel.

  • Solución: Pagas por la entrada y entras adonde sí tienes derecho a acceder, no adonde te quieran llevar estos tipos.

4-. Darte un regalo y querer luego cobrarte

Te prometen que es gratis, lo coges y luego te piden dinero. Esta paradoja también se suele dar en Egipto.

En el ferry de Luxor vimos como un vendedor ambulante se enfadaba con una turista asiática. Él le «regaló» unos calcetines, ella los tomó y los guardó en su mochila. Cuando el barco había llegado, él regresó y le pidió dinero. Ella respondió que había sido un regalo, él se enfadó.

Al final, ella abrió la mochila y le devolvió el par al vendedor, que se fue malhumorado.

  • Solución: No aceptes un regalo, a menos que estés absolutamente seguro de que no te pedirán nada a cambio.

También es justo decir que en nuestro viaje sí nos dieron 4 regalos y no nos pidieron dinero por ello: dos escarabajos de la suerte, uno para cada uno, en dos ocasiones -en Menfis y en Pueblo Nubio-.

5-. Acordar un precio y terminar pidiendo más

Souvenirs por menos de 10 céntimos de euro, paseos en carro de caballos por 30 céntimos o en feluca por 1 euro… tal es la desesperación de muchos, que te dicen precios muy bajos para atraerte.

En ocasiones, incluso, los vendedores se regatean a sí mismos sin que tú seas parte de la negociación. Empiezan diciéndote un precio y bajan y bajan sin que tú abras la boca. Eso nos llamó muchísimo la atención.

Debes saber que luego pueden subir el precio final con cualquier excusa. Esto es especialmente palpable con los taxis, que en algunos viajes tienen que hacer frente a diferentes pagos (como la entrada a los aeropuertos, los peajes o las mordidas que deben dar a la policía para que les dejen acceder a las diferentes carreteras) que tú desconoces pero tendrás que abonar.

  • Solución: Cierra el precio de antemano y asegúrate que es el total. Desconfía si algo no te inspira confianza, normalmente es mejor pagar algo más pero tener una experiencia satisfactoria.

6-. Intercambios de divisa con los que sales perdiendo

También te encontrarás con individuos que ofrecen cambio de monedas: habitualmente ellos te dan euros y te piden libras egipcias.

La razón por la que quieren un intercambio de divisas es porque los bancos egipcios no cambian las monedas, por lo tanto esos euros no les valen para nada.

El problema es el cambio que ofrecen. Por ejemplo, un guardia de Abu Simbel nos daba 10 euros por 550 libras egipcias, cuando el cambio oficial estipulaba que 10 euros valían en ese momento 450.

Además, rizando el rizo, hay quien trata de colar monedas egipcias entre los euros que te da. Y es que hay una que no es muy diferente de la de 1 euro, aunque su valor no es ni la décima parte. Ten cuidado.

Este último punto también se aplica a los billetes. Ojo, porque además del billete de 50 libras hay otro de 50 piastras, que son 50 céntimos y por lo tanto vale 100 veces menos que el de 50 libras.

Por suerte, lo único que tienes que hacer es leer lo que pone en el billete: «Fifty piastres». Ahora ya lo sabes, que no te los cuelen.

  • Solución: Asegúrate de conocer el cambio del momento y familiarízate con los billetes y monedas egipcias.

7-. Taxistas que te aseguran ser quienes no son

Antes de la llegada de los vehículos VTC, cualquier taxista o conductor privado te paraba en la calle para llevarte.

Ahora esto sigue pasando, pero por suerte tenemos aplicaciones como UBER, Careem o InDrive con las que ganamos en seguridad: los conductores están identificados y el precio está pactado de antemano.

No obstante, alguno se aprovecha de la coyuntura y te dice que es el conductor al que estás esperando. Si entras, perderás las ventajas que te ofrecen las aplicaciones. Al fin y al cabo estás pidiendo un VTC… y te está llevando un cualquiera.

  • Solución: Asegúrate que es el correcto mirando el modelo del coche y color, la matrícula y el nombre del conductor.
Niño espera con un caballo frente a una gasolinera

Lo peor que nos pasó en Egipto

La estafa número 7 nos tocó de pleno en el centro de Luxor.

Carina pidió un Careem y a los 3 minutos apareció un coche. Bajó la ventanilla y nos enseñó su móvil. Le preguntó si era Tarek (así se llamaba el taxista que nos habían asignado), a lo que el hombre respondió que sí. Entramos en el coche.

El conductor nos preguntó adónde íbamos y se lo dijimos. Nos hizo sospechar, porque en la app debía tener marcado el destino. Luego arrancó y nos preguntó por el precio. Le contestamos que eran 105 libras, tal y como decía la aplicación. Él dijo que 150.

Ahí entendimos que no era el tal Tarek, le pedimos que nos enseñara el móvil para comprobarlo y se negó. Entonces le dijimos que parase el coche para que nos bajásemos.

Él siguió conduciendo y negociando el precio hasta bajar a 130. Le dijimos que no, que no queríamos ir con él ni aunque fuera gratis.

Insistimos en que nos dejase ir, pero siguió conduciendo. Le dije que abriría la puerta, aunque el coche estaba en movimiento. Entonces, paró y cerró el candado de las puertas.

Intentamos abrirlas, pero no pudimos. Le gritamos que nos dejase ir, mientras él insistía en negociar el precio. Se enfadó, nos gritó y amenazó.

Finalmente, comenzó a pedirnos compensación económica por los minutos que habíamos estado en su coche. Nos pidió 20 libras egipcias.

Para entonces, lo único que pasaba por nuestra cabeza era que nos liberase, poco nos importaba ya el dinero. No teníamos las 20, así que le dimos 100. Obviamente, dijo que no tenía cambio suficiente y apenas nos devolvió 20.

Fue una experiencia desagradable. Nos dio mucha pena acabar así nuestra aventura por Egipto, porque hasta entonces estábamos encantados. Idiotas los hay en todas partes.

¿Quieres saber más sobre este país? Pincha y descubre lo que no te puedes perder en El Cairo en este 2024.

Otras veces que nos intentaron engañar y cómo lo solucionamos

Además, estas fueron otras de las estafas y timos que vivimos en nuestro viaje a Egipto:

  • Guía obligatorio: Te viene una persona a la entrada de una atracción turística y te dice que necesitas un guía para ver ese lugar. Ya sabíamos que no era así, en ningún lugar es requisito ir con guía. Pasa.
  • Taxistas especuladores: A la salida de los aeropuertos, nos llegaron a pedir hasta 40 euros por un viaje en taxi oficial. A veces te dicen que UBER y Careem no funcionan o que vienen a recogerte demasiado lejos. Dijimos que no y pedimos un Careem, que apenas nos costó 5.
  • Precios desorbitados por hacer fotos con cámara: En algunos lugares te piden un pago extra por entrar con cámara. En el Parque de Al-Azhar en El Cairo, la entrada era de 40 libras (0,8 euros) y el acceso con cámara era de 300 (5,9 euros). Aseguré que no haría fotos y no pagué de más.
  • Tarifas hinchadas en los aeropuertos: Esto no es una estafa como tal, pero sí te recomendamos que no compres comida en los aeropuertos porque cuesta 5-6 veces más que en la calle. A la vuelta, paramos en un KFC y compramos comida para llevar antes de coger el vuelo.

En general, además, observamos poca gratitud a la hora de recibir propinas. No sabemos muy bien por qué, pero siempre nos pareció que no se quedaban satisfechos con lo que les dábamos.

Timos que no vivimos pero de los que nos hablaron

Otros timos y estafas que nos han contado pero que nosotros no vimos en Egipto son:

  • Falsos revisores de tickets en las pirámides de Giza, que toman tu entrada y te piden dinero si la quieres de vuelta.
  • Los que te cambian los precios totales por los de por persona. Por ejemplo, dicen que tal cosa cuesta 10 pero al ser tres personas al final te piden 30. Incluso nos hablaron de que hay limpiadores de zapatos que te dan un precio y luego lo multiplican por dos con la excusa de que era el coste de un solo zapato… y te han limpiado dos.
  • Personas con silbatos a modo de guardias, diciéndote que no puedes pasar a un sitio y que te llevan a otro a cambio de una contraprestación.
  • Quienes no te dejan bajar del camello hasta que pagues más dinero que el que habías acordado.
  • Individuos que se chocan contigo y te piden compensación. Esto, al parecer, se acentúa si llevas una bebida, pues al chocarte les podrás salpicar y se enfadarán más.
  • Los que te dicen que el mercado solo abre ese día y que hay un 50% de descuento, cuando en realidad abre todos los días.
  • Buenos samaritanos que te ayudan a comprar los billetes del ferry de Luxor, diciéndote que cuestan 4-5 veces más cuando en realidad solo valen 10 libras.
Un limpiador de zapatos limpia los zapatos de otro hombre

Contactos de emergencia

Toda precaución en Egipto es poca. Intenta rodearte de personas serias, siendo los recepcionistas de hoteles y guías algunos de tus principales aliados. Aunque, ojo, muchos también querrán llevarse comisiones y te propondrán precios hinchados.

En cualquier caso, aquí te dejamos los teléfonos oficiales por si tienes algún problema:

  • Ambulancias: 123.
  • Policía: 126.
  • Bomberos: 180.
  • Embajada de España en El Cairo: +20 2 27355813.

Dicho todo esto, nosotros fuimos por propia cuenta y nos movimos por el país a nuestro antojo. Ahora que ya sabes como evitar los scams, estás list@ para disfrutar de un país increíble.


Si te gusta, comparte 🙂
Diego Martínez Montero
Diego Martínez Monterohttps://elmejorblogdeviajes.com
Periodista con más de 15 años de experiencia y viajero compulsivo de afición. Ahora mismo estoy ya planeando nuestro próximo destino. Te lo cuento todo en https://elmejorblogdeviajes.com/

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿Hace falta visado para Egipto? Descubre la mejor manera de solicitarlo

No te hagas más líos: tienes que saber cómo pedirlo, los tipos de visas para turistas y sus diferentes precios. Cuando hace unas semanas publicamos...

Cómo ir de Asuán a Abu Simbel por libre: fácil y económico

Que no te digan que no es posible ir por tu cuenta hasta el Templo de Abu Simbel, nosotros lo hicimos sin ningún problema. ¿Ir...

Pueblo Nubio: ¿Merece la pena? Qué ver y cómo llegar

Descubre nuestra experiencia en Nubian Village, una joya de Egipto que permanecerá siempre en nuestros corazones. Te vamos a hacer un spoiler ya en la...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

ÚLTIMOS ARTÍCULOS