spot_img

El templo de Huaxing, la grata sorpresa de nuestro viaje a Shenzhen


Si te gusta, comparte 🙂

La sorprendente ciudad china de Shenzhen, de la que poco conocíamos antes y más nos dio ganas de conocer después, cuenta con uno de los lugares más espectaculares que jamás hayamos visto: el templo de Huaxing.

La aventura de llegar hasta él, su arquitectura y el Buda dorado ya son de por sí reclamos suficientes. Pero es que además las vistas desde su cima son espectaculares, como podréis ver más abajo en las fotos.

Cómo llegar al templo de Huaxing

El taxi te deja a los pies de la primera de sus escaleras. Casi no hay otra forma de llegar aquí, a escasos 50 kilómetros del centro de Shenzhen y a una altitud considerable que te permite desconectar del frenético ritmo de la ciudad.

Lo tomamos en el Distrito de Futian, tardó unos 55 minutos y nos cobró 110 yuanes (unos 14 euros). En el hotel nos recomendaron taxi 100%, pues en transporte público la odisea habría sido de aúpa, teniendo además que ir y volver.

Preguntamos al taxista cuánto podría costar. Nos dijo que unos 135 yuanes. Le dijimos que ok. Intentó cerrar ese precio, pero contestamos que mejor pagaríamos lo que el taxímetro estipulase. Y nos salió bien porque terminamos pagando 25 yuanes menos.

Consejo: si el taxi dispone de taxímetro, no cerréis precios de antemano porque es probable que el taxista quiera cobrar su propia comisión.

Aquí el mapa donde está situado el templo budista de Huaxing en Shenzhen.

A veces los taxistas se hacen un lío, así que tomad por si acaso nota de la dirección en chino mandarín: 四面观音.

También es posible llegar en transporte público, aunque solo lo recomendamos si estáis en la zona de la playa de Dameisha, donde podréis coger el bus 909.

Qué ofrece el templo de Huaxing de Shenzhen

El templo de Huaxing es un santuario de casi 12,000 metros cuadrados que descubre sus maravillas poco a poco, con un inicio prometedor y un final que cumple con las expectativas.

Escaleras

El camino comienza a los pies de las primeras de sus escaleras. No contamos de cuantos peldaños dispone, pero el camino de ascensión lleva aproximadamente 15 minutos.

A sus laderas habita pura naturaleza, con árboles y arbustos, además de algún que otro banco para descansar.

Entrada

Las escaleras finalizan y a mano izquierda queda la entrada de acceso al templo. A la derecha espera una señora tras un mostrador, con folletos de información y palitos de incienso para coger.

Avanzas y emerge la estatua del guerrero dorado, que custodia el lugar alzado con una imponente espada.

Estanques, estatuas, edificios sagrados.. y hasta tiendas y un hotel

Continúas hacia el Buda sentado en loto y por el camino encuentras varias edificaciones, entre ellas el Palacio Mahavira, epicentro del templo de Huaxing.

El agradable paseo cuentas con salas espirituales a los lados. Avanzas y vas descubriendo más y más, como el Mahayana OCT Boutique Hotel y las tiendecitas donde comprar recuerdos.

Y no olvidemos las estatuas de Guanyin y Weiyi; ni tampoco los estanques de loto, donde viven bancos de peces y tortugas.

Guanyin sentado en loto

Y de nuevo tras unas escaleras, aunque en esta ocasión de tan solo unos pocos peldaños, se alza imperial la estrella de este templo: el Buda sentando en loto.

Está hecha de 158 toneladas de cobre dorado y mide más de 23 metros de altura. Se compone de un arco y de 4 figuras de Guanyin (la diosa del amor, la maternidad, la compasión y la misericordia) mirando cada una hacia un lado.

Carina posa en el templo de Huaxing de Shenzhen

Una montaña de emociones

La experiencia nos llevó un total de tres horas, desde que llegamos a las primeras escaleras hasta que regresamos para coger un coche rumbo al centro de Shenzhen. Hoy recordamos cada uno de los tramos, sobre todo el primero y el último.

Disfrutamos mucho de las primeras y empinadas escaleras, que ascendimos sin saber si nos ocuparían cinco minutos o una hora. El esfuerzo, pensábamos, sería recompensado.

Y de verdad que lo fue. La entrada al santuario, sofocados y con botella de agua en mano, supuso un soplo de aire fresco. Era lunes al mediodía, olía a incienso y la tranquilidad era total.

Tomamos fotos, caminamos y entramos en cuantas salas se podía. Luego, llegados a la zona de los estanques, nos detuvimos.

Unos miraban a los peces, otros posaban para la cámara, había quien simplemente paseaba e incluso quien se llevó una tortuga (no nos preguntéis por qué). También encendimos nuestras varas de incienso.

Estábamos listos para la ascensión final. Allí, frente a los últimos peldaños, podíamos ya ver al Buda sentado.

Llegamos. Levantamos la vista para ver las cuatro estatuas, les dimos varias vueltas. Pero pronto nuestra mirada se desvió hacia el horizonte. Y es que las vistas desde lo alto de la montaña, eran espectaculares.

Estuvimos en la cima una media hora. Luego, sin ninguna prisa, comenzamos el descenso de vuelta. Habíamos completado la aventura y ya solo quedaba saber cómo íbamos a regresar a la ciudad, jajaja.

Junto al quiosco situado al pie de las primeras escaleras, encontramos a un chico. Le preguntamos si tenía coche y si nos podía llevar de vuelta al centro de Shenzhen. Encantado nos dijo que sí. Aquí si que tuvimos que cerrar el precio: apenas 100 yuanes.

Diego posa en lo alto del templo de Huaxing de Shenzhen

Consejos para tu visita al templo de Huaxing

Aquí algunas recomendaciones que, pensamos, debéis tener en cuenta en vuestra visita al templo de Huaxing:

  • Llevad comida y bebida: las podéis traer de antes o comprar en el quiosco que hay al comienzo. Allí hay comida caliente como sopas de noodles o salchichas, además de refrigerio y los típicos snacks.
  • Portad Gorra: en días calurosos, el sol puede apretar. Parte del recorrido es en sombra, pero el grueso del tiempo no estaréis resguardados y por eso recomendamos protección para la cabeza.
  • Id en Taxi o coche: el santuario está en una colina, como quien dice en medio de la nada. Incluso, dependiendo de cuando vayáis, puede ser que se os haga tarde. Por eso os recomendamos que aseguréis el transporte privado.
  • No olvidéis tomar fotografías: cada rincón es un escenario digno de ser inmortalizado y de las vistas no hay mucho más que decir. Llevad la cámara, no dejéis pasar esta oportunidad.

Descubre: Cómo visitar China sin necesidad de visado.

Fotos

Panorámica del santuario de Huaxing

Vistas de Shenzhen desde el templo de Hiaxing


Si te gusta, comparte 🙂
Diego Martínez Montero
Diego Martínez Monterohttps://elmejorblogdeviajes.com
Periodista con más de 15 años de experiencia y viajero compulsivo de afición. Ahora mismo estoy ya planeando nuestro próximo destino. Te lo cuento todo en https://elmejorblogdeviajes.com/

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dameisha Beach: lo que debes saber sobre la mejor playa de Shenzhen

Limpia, amplia y con todos los servicios que necesitas... pero presta mucha atención a nuestros consejos para disfrutar de la china playa de Dameisha. Shenzhen...

La mejor VPN para conectarte a internet en China

Usar internet en China y navegar por tus webs favoritas es posible. ¿Cómo? Lee esto y aprovecha nuestros trucos para tu viaje. Internet y China:...

China: Por qué ir a Shenzhen y no a Pekín ni Shanghái

Nos sorprendió y te la aconsejamos. Nadie habla de ella, pero Shenzhen mola y es una excelente alternativa a las dos megápolis chinas Vale, el...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

ÚLTIMOS ARTÍCULOS