spot_img

¿Qué traboulés ver en Lyon? Los mejores, los más secretos y los de foto


Si te gusta, comparte 🙂

Visita los pasajes típicos de esta ciudad francesa, llenos de misterio e historia.

Traboulé: la palabra suena bien. No se trata de un manjar de la gastronomía marroquí ni es el último fichaje del Real Betis. En cambio, designa unos pasadizos claves en la historia de Lyon.

Recorrer la ciudad en busca de los traboulés nos pareció una estupenda aventura que disfrutamos como enanos.

Así que os animamos a descubrirlos por vosotros mismos, pero no sin antes prestar atención a esta guía. Y es que, dicen, aquí hay alrededor de 500… y no vais a poder verlos todos.

Traboulé: ¿qué es?

Un traboulé es, según el diccionario galo, un pasaje que atraviesa los patios interiores de uno o de varios edificios. El término proviene de la unión de dos palabras latinas: ‘trans’ (a través) y ‘ambulare’ (caminar).

Están presentes en varias urbes de Francia, siendo los del centro de la ciudad de Lyon los más famosos.

¿Cuándo se comenzaron a construir? Es difícil dar una fecha exacta. No obstante, la mayoría de historiadores se refieren al siglo IV como el inicio de los traboulés, con una función que pasamos a describir a continuación.

¿Para qué se crearon?

Aunque la ciudad de Lyon se construyó inicialmente sobre la colina de Fourvière para poder vigilar a quienes quisieran atacarla, la bonanza del siglo IV y la necesidad de agua llevaron a los lyoneses a seguir las construcciones bajo la colina, a orillas del río Saona.

Los traboulés permitían acceder con mayor facilidad y rapidez al río. Así, se aseguraban conseguir agua y mejorar el comercio, puesto que la mayoría de productos se llevaban por aquel entonces en barcos. Los comerciantes, obreros y artesanos encontraron en estos pasadizos sus principales aliados, sirviendo además de refugio ante las inclemencias climatológicas. Fueron especialmente útiles para los canuts, los célebres trabajadores de la seda de Lyon.

Hoy día vemos que la gran mayoría de pasadizos están concentrados entre el Vieux-Lyon y la Croix-Rousse, y muchos de ellos se dirigen hacia el río.

Por cierto, estos pasajes tuvieron una importante función en la resistencia gala durante la Segunda Guerra Mundial. En ellos se celebraban reuniones clandestinas en las que se forjaron estrategias que impidieron que los nazis ocupasen la totalidad de la ciudad.

Vista de un traboulé de Lyon

¿Cuántos hay en Lyon?

Según la página Visiter Lyon, hay alrededor de 500 traboulés, repartidos de la siguiente forma: 200 en el Vieux-Lyon, 160 en la Croix-Rousse, 130 en la Presquîle…

Los traboulés están presentes en más de 230 calles de la ciudad. La mayoría se halla hoy día en propiedades privadas, pudiendo servir de entrada a los apartamentos del edificio o como almacenes.

Se han convertido en atracciones turísticas, pero sólo unos 80 están abiertos al público. ¿Quieres conocer los más interesantes?

Horarios y precios de los traboulés

Muchos traboulés permanecen cerrados, algunos están las 24 horas del día abiertos y otros abren en determinados horarios.

Como curiosidad, cuando algunos de estos edificios fueron puestos a la venta, los vecinos debían comprometerse a abrir las puertas, al menos, de 8 a 19 horas.

En cuanto a las entradas y sus precios, no os preocupéis: los 5 traboulés que os vamos a descubrir son gratuitos y no requieren la compra de boletos.

¿Cuáles ver? Los mejores traboulés de Lyon

Croix-Rousse

Cour des Voraces: el imprescindible

Es al que más ganas le teníamos y no defraudó. Situado en el barrio de la Croix-Rousse (Cruz Roja), este imponente traboulé de hormigón tiene hasta seis pisos de altura. La escalera de la Cour des Voraces data del siglo XIX y está considerado como un símbolo de resistencia.

Nos costó encontrarlo. Una de sus entradas estaba cerrada, pero finalmente encontramos la principal, que se sitúa justo enfrente de la Place Colbert. Por favor, tenlo en cuenta si decides visitarlo.

Al entrar, emerge ante el visitante la fachada de color crema, mostrando unas escaleras por las que puedes subir y bajar libremente. Algunas de ellas llevan a apartamentos; otras, a callejones sin salida. Como curiosidad, el edificio tiene graffitis.

Es de los traboulés más visitados y fotografiados, así que coincidirás con más visitantes.

118 Montee de la Grande-Cote: el más secreto

Éste también nos costó hallarlo. Bueno, encontrarlo lo encontramos fácil, pero lo difícil fue entrar.

Empujamos la puerta, pero no abría. Dimos por hecho que estaría cerrado (era domingo), aunque por las dudas preguntamos en una tienda de al lado… y ¡voilà! Nos aclararon que había que pulsar un botón para entrar en él.

Así que fuimos, pulsamos y entramos. Oscuro y angosto, este traboulé, situado a escasos 8 minutos de la escalera de la Cour des Voraces, nos llamó la atención por su secretismo. Estuvimos 10 minutos, entramos y salimos por ambas puertas, y no nos cruzamos con ningún turista. Sí vimos a unos locales, que lo utilizaron para entrar en su propia casa.

Consejo: no os olvidéis de darle al interruptor de la luz, sino veréis más bien poco en el 118 Montee de la Grande-Cote.

Passage Thiaffait: el más sorprendente

Al igual que los otros dos, también se sitúa en el barrio de la Cruz Roja. Está a solo 2 minutos caminando del anterior, y es totalmente diferente a ambos. Nos sorprendió porque nunca lo hubiésemos considerado como un traboulé.

El Passage Thiaffait es hoy una especie de galería, una calle peatonal con tiendas de moda y diseño a sus dos lados. A ella se accede a través de un pórtico y en su final se elevan dos escaleras que conducen a una colina.

Esta calle está declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Vieux-Lyon

La Tour Rose: el más colorido

Se encuentra en el Vieux-Lyon (Viejo Lyon) y es uno de los más famosos. Destaca por su torre rosa, que se erige sobre el arco por el que se entra. Nos pareció muy bonita y nos dio mucha pena que cuando fuimos no se permitiese subir.

Teniendo en cuenta que las escaleras estaban cerradas, el espacio que queda es bastante pequeño, lo que en ocasiones dificulta hacer fotos con comodidad.

Este traboulé de La Tour Rose, además, cuenta con una pequeña tienda de cuadros y un hotel.

La Tour Rose de Lyon desde fuera

La Longe Traboule: el más largo

Y a solo un minuto de La Tour Rose se encuentra nuestra última recomendación. La Longe Traboule destaca por su longitud. Es oscuro y por momentos horripilante, con salas secretas a las que no se permite acceder.

Para entrar, simplemente empujad la puerta. La visita por él nos ocupó unos 10 minutos, entre lo largo que es y el tiempo que le dedicamos a hacer fotos. También estaba muy concurrido, pero la sensación de agobio fue desde luego mucho menor.

Tiene un café en su recorrido, cerca de una de sus entradas y lejos, obviamente, de la otra. Nos recordó un poco al de 118 Montee de la Grande-Cote, pero menos secreto y más largo.

¿Cómo identificar un traboulé?

Con las indicaciones que os hemos dado, esperamos que no tengáis problemas en encontrarlos. De todos modos, muchos de los traboulés tienen marcas en la entrada que los identifican como tal.

Como si de la búsqueda del tesoro se tratase, la cabeza de un león y/o una flecha indican que en esa dirección se encuentra uno de los pasadizos secretos del barrio de la Cruz Roja.

Aviso: hay muchos que no cuentan con la señalización… y vimos también señales con otros colores y dibujos.

Para hallar los del Vieux Lyon, es recomendable seguir los mapas. Dicen que muchos tienen una señal de bronce desgastada en su entrada, pero nosotros no nos percatamos.

Mapa de los traboulés de Lyon: encuéntralos

Hay una aplicación de móvil gratuita que te ayuda a encontrarlos, pero nosotros no pudimos descargarla porque solo estaba disponible para IOS. Se llama Traboules by Lyon Tourism and Conventions.

En cualquier caso, aquí podéis consultar la ruta que hicimos: incluye nuestros 5 traboulés favoritos de Lyon.

Y, como en otros posts, también te dejamos a continuación el enlace para reservar el tour gratuito de Civitatis en Lyon.

La visita dura dos horas, en las que te enseñan los traboulés y encantos de Vieux Lyon. En cualquier caso, pese a que este free tour puede ser interesante como punto de partida, no te olvides también de ver los pasadizos de la Croix-Rousse.

Puedes leer otros artículos sobre nuestro road trip por territorio galo en la sección de Francia.


Si te gusta, comparte 🙂
Diego Martínez Montero
Diego Martínez Monterohttps://elmejorblogdeviajes.com
Periodista con más de 15 años de experiencia y viajero compulsivo de afición. Ahora mismo estoy ya planeando nuestro próximo destino. Te lo cuento todo en https://elmejorblogdeviajes.com/

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿Dónde aparcar gratis en Lyon? Sin pagar y no muy lejos del centro

No busques más: este spot para tu coche es fácil, seguro, gratuito... y está a 25 minutos a pie del centro de esta ciudad...

Comimos en un Bouchon de Lyon: menú, precios y nuestra puntuación

El paso por uno de estos bistrós tradicionales es obligado en tu visita a Lyon. ¿Qué comer y dónde? Lee con atención. Ir a Lyon...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

ÚLTIMOS ARTÍCULOS