spot_img

Baños Széchenyi de Budapest: Entradas y nuestra opinión


Si te gusta, comparte 🙂

Las termas de Széchenyi son muy populares, tanto para los turistas como para los propios habitantes de Budapest.

Reconocemos que nos preocupaba un poco que fuera la típica turistada, pero no nos dio la sensación de que así fuese. Sí, había extranjeros, pero el lugar guarda su encanto y en él vimos también muchos bañistas locales.

Para nosotros, la visita a los Baños Széchenyi fue el colofón perfecto de una escapada de tres días a la capital de Hungría.

Te vamos a contar por qué, desgranando lo que consideramos más importante para que no te quedes con las dudas y te decidas a probarlos.

¿Cómo se llama el balneario más famoso de Budapest?

Hay muchos, aunque el que seguramente has visto en fotos y vídeos es el de Széchenyi.

Pero, ¿cómo se pronuncia? Jajaja. Hemos investigado, no te preocupes: se pronuncia algo así como ‘Shechénie’.

Qué tiene de especial el Balneario de Széchenyi

Budapest es conocida como La Ciudad de los Balnearios. Tiene más de 100, de todos los tipos, pero el manantial de Széchenyi es el más famoso.

Éstas son algunas de las razones de su fama nacional e internacional:

  • Es el más grande de Europa: Se dice que es el balneario más grande de Budapest, de Hungría e incluso de toda Europa. Este complejo cuenta con una amplia gama de instalaciones: 18 piscinas termales interiores y exteriores, saunas, baños de vapor, áreas de relajación, etc.
  • Su arquitectura es preciosa: Está ubicado en un impresionante edificio neobarroco del siglo XIX, que atrae a quienes lo ven por foto y cuya belleza confirman una vez que lo visitan.
  • Sirve de lugar de reunión: Además de disfrutar de las piscinas y relajarse, en ellos habitualmente confluyen personas dispuestas a socializar, ya sea en sus famosas fiestas nocturnas como en otras actividades como el ajedrez acuático.
  • Es patrimonio cultural: Los Baños Széchenyi son un símbolo de la ciudad desde 1913 y su prestigio ha traspasado fronteras, sirviendo de escenario para reconocidas películas y eventos.

Entradas Baños Széchenyi

Como te puedes imaginar, la demanda para entrar en Széchenyi es muy alta, sobre todo en fines de semana.

Es por ello que es más que conveniente que compréis los tickets con antelación, así os evitaréis colas (en el mejor de los casos) o la imposibilidad de entrar (en el peor).

Primero te vamos a remitir a la página oficial. Es algo liosa, pero habitualmente tiene los mejores precios. Consúltala aquí.

Si no te convence, siempre puedes asegurar tu entrada con Civitatis. Estas son sus ventajas:

  • La página está en español.
  • Cancelación gratuita.
  • Incluye entrada opcional al Museo Pálinka, cata y guía (en inglés).

Precios

Las tarifas por entrar a las Termas de Széchenyi son muy diferentes en función de los servicios que quieras contratar.

Hay descuentos, ofertas, packs… así como la posibilidad de entrar solo a las piscinas o una visita más premium con spa y otros servicios.

Precios de los Baños Szçechenyi en 2024:

  • Entrada de adulto desde 27 euros la más barata.
  • Sauna desde 4 euros.
  • Masajes a partir de 27 euros.
  • Spa desde 64 euros.

Los tickets son más baratos por semana que en fin de semana y festivos.

Horarios

Aquí también depende de los servicios, pero los horarios resumidos son los siguientes:

  • De lunes a viernes de 7 a 20 horas.
  • Sábado y domingo de 8 a 20 horas.

No hay límite de tiempo, por lo que una vez dentro, podrás estar tantas horas como quieras hasta el cierre.

No obstante, no se permite el acceso a partir de las 19 horas y los visitantes deben abandonar la zona de piscinas, al menos, 20 minutos antes del cierre de puertas.

Qué llevar a Széchenyi

Una de las principales dudas que te puede surgir es qué debes llevar.

Te recomendamos que llegues con bañador, toalla, chanclas y protector solar (en días soleados de calor). No son necesarios, pero si no tendrás que comprar o alquilarlos en el propio balneario… y los precios no son nada baratos.

Además, necesitarás gorro si vas a nadar en la piscina olímpica. Es la única de las 18 piscinas en la que es obligatorio.

Otros accesorios que puedes llevar son: albornoz, champú y gel, peine o una cartera impermeable para el dinero.

Nuestra experiencia

Fuimos un domingo de septiembre de 2021 y, en nuestra opinión, merece mucho la pena. Nos lo pasamos genial.

Como era en época de COVID, no servían comida, así que antes de entrar aprovechamos que enfrente había un par de bares de comida rápida y nos tomamos una hamburguesa muy rica primero.

Ya sin el hambre como preocupación, a eso de las 3 de la tarde entramos en el balneario. Habíamos comprado nuestras entradas un par de días antes, con lo que apenas tuvimos que esperar para entrar.

Pronto nos dimos cuenta de que estaba lleno, era domingo y tarde… pero esto no afectaría a nuestra experiencia.

Nos dividimos para entrar a los vestuarios y, una vez dejamos nuestras pertenencias en las taquillas, quedamos para ir a las piscinas.

Aunque ya lo sabíamos, nos sorprendió comprobar que las piscinas, más que para relajarse, son para socializar. No esperéis la tranquilidad característica de los spas, esto es diferente.

La gente hablaba, saltaba y muchos bebían alcohol. Es más, incluso vimos a una pareja hacer tocamientos sospechosos bajo las toallas.

Vista panorámica de las piscinas del Balneario Széchenyi de Budapest

En cualquier caso, nos pareció un ambiente divertido y lo disfrutamos a tope. Nos pasamos la mayor parte del tiempo en dos de sus tres piscinas exteriores.

Especialmente divertida fue la que tiene una corriente circular. En ella, retrocedimos 20 años y, como niños, nos dejamos llevar con los ojos cerrados. Dimos vueltas y vueltas, la diversión no parecía tener fin.

Y qué decir de cuando descubrimos que se podía comprar cerveza… ¡y que además estaba permitido llevarla adentro de las piscinas! Qué subidón, jaja.

Hicimos cuantas fotos quisimos, algo no demasiado habitual en este tipo de lugares, como en el último spa en el que estuvimos en Bath.

Nos quedamos hasta el cierre. Nos duchamos y salimos. Carina y yo coincidimos en que estábamos relajados, pero, sobre todo, en que lo habíamos pasado genial.

Haz caso a estos 5 consejos

¿Te han entrado ganas de visitar los baños Széchenyi? Bien, toma nota de nuestras 5 recomendaciones para disfrutarlos al máximo.

  • Compra la entrada con antelación; si no, corres el riesgo de quedarte fuera…. y nunca sabes cuándo volverás a Budapest.
  • Lleva, al menos, bañador, toalla y chanclas. Los precios dentro del recinto son muy caros, no querrás pagarlos.
  • Evita ir en las horas punta, puede estar todo demasiado saturado.
  • Aprovecha y tómate una cervecita en las propias piscinas, es un lujazo.
  • No te vayas sin probar la piscina de corriente circular. Aunque hay 18 piscinas, ésta es, seguramente, la más divertida.

Cómo llegar a los baños de Széchenyi

Los baños se encuentran en el City Park de Budapest, a 3 minutos a pie de la estación de metro: Széchenyi fürdő.

FAQ: Preguntas y respuestas

1. ¿Es mejor en invierno o en verano?

Cualquier época es buena. Con frío, disfrutarás del calor de sus aguas termales, lo que es una pasada; y en verano, además del baño, podrás también tomar el sol en sus tumbonas.

2. ¿Pueden ir niños?

Las piscinas están recomendadas para personas de 14 o más años. No obstante, bajo la responsabilidad de los padres, niños menores de esa edad pueden entrar a 3 de las 18 piscinas.

3. ¿Hay sitios para comer y beber?

Sí, las instalaciones cuentan con máquinas expendedores y bares. Además de comida caliente, también puedes pedir alcohol e incluso llevarlo en vaso de plástico a las piscinas… tal y como hicimos nosotros.

4. ¿Cuáles son las mejores horas para ir?

Para aprovecharlo al máximo, recomendamos ir entre semana y en temporada baja, y a ser posible a primera hora de la mañana. Entre la 1 y las 3 de la tarde también puede ser un buen horario.

5. ¿Se puede hacer fotos?

Sí, en cualquiera de sus piscinas exteriores y con tu teléfono móvil. Como muestra, la foto principal de este artículo, con Carina posando dentro del agua.

6. ¿Qué beneficios tienen sus aguas termales?

El agua de los Baños Széchenyi se caracteriza por sus propiedades terapéuticas y es rica en calcio, sulfato y ácido metabórico. Es adecuada para pacientes con enfermedades degenerativas, como la artritis crónica.


Si te gusta, comparte 🙂
Diego Martínez Montero
Diego Martínez Monterohttps://elmejorblogdeviajes.com
Periodista con más de 15 años de experiencia y viajero compulsivo de afición. Ahora mismo estoy ya planeando nuestro próximo destino. Te lo cuento todo en https://elmejorblogdeviajes.com/

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

ÚLTIMOS ARTÍCULOS