spot_img

El mejor bar de leche en Varsovia: comer casero y sobre todo barato


Si te gusta, comparte 🙂

Estuvimos seis días en Polonia y hasta el último no probamos un bar de leche. Craso error. Y como no queremos que tú también lo cometas, te vamos a contar detalladamente por qué tienes que ir a uno de estos locales.

Auténtico, casero, barato… muchas son las ventajas de unos comedores que tienen su herencia en la Polonia socialista y que, más de un siglo después, todavía son frecuentados cada día por los polacos.

¿Qué es un bar de leche de Polonia?

Los bares de leche, o mlezcny (en polaco), son unos comedores que se abrieron en Polonia a finales del siglo XIX.

Nacieron de la necesidad de dar de comer a los obreros y pronto se convirtieron en las cantinas de referencia de aquellos que contaban con menos recursos.

El primer bar de leche se fundó en 1896 en la calle Nowy Swiat de Varsovia: se llamó «Mleczarnia Nadświdrzańska». Su dueño era Stanislaw Dluzewski y el motivo de su creación no fue otro que servir comida rápida y barata.

¿Por qué se llaman bares de leche?

La cantina del señor Dluzewski era vegetariana. Sí, ya de aquella alguien pensó que la idea podía triunfar… y lo consiguió.

No obstante, su negocio no fue tanto el verde sino la elaboración de los productos que allí se servían. Sus ingredientes principales eran la leche, la harina y los huevos. De ahí que desde entonces estos locales se conozcan todos como bares de leche.

Cuentan que en época de la URSS llegó a haber más de 40.000 bares de leche en el país, aunque el número se ha reducido en la actualidad y en toda Polonia apenas se superan ahora los 100.

Comida y bebida que pedimos en el bar de leche Rusalka de Varsovia

Curiosidades de un bar de leche

Los bares de leche no dejan a nadie indiferente y su visita supone en sí una experiencia por sí sola.

  • Locales austeros, sin apenas decoración y más funcionales que bonitos.
  • Disponen de una caja donde se paga y una ventana adonde llegas con la bandeja y te ponen lo que has pedido.
  • No cuentan con camareros.
  • Tienen un rápido ritmo de rotación de clientes.
  • Menús de comida casera tradicional, con una media de entre 20 y 30 platos que poder elegir.
  • No sirven alcohol y muchos ni siquiera venden agua.
  • Sus precios son los más económicos para comer en Polonia.
  • Es habitual que no dispongan de baños ni aseos.

El bar de leche de Varsovia que te recomendamos

Nos fuimos de Cracovia sin probar estos bares pero no íbamos a abandonar Varsovia camino a Vilnius con el mismo desconocimiento.

Como aclaramos, el primer milky bar se fundó en la capital de Polonia y es por ello que queríamos probar la experiencia en esta ciudad.

Había varios bares de leche en el centro de Varsoviapero, en la misma línea de respetar la tradición, decidimos alejarnos y acudir a uno situado en uno de los vecindarios más auténticos: el barrio de Praga.

Escogida la barriada, ya solo teníamos que elegir bien el bar. Abrimos Google Maps y encontramos un total de 5.

El más cercano se llamaba Rusalka y allí nos plantamos.

Nuestra visita a Rusalka

Llegamos al bar de leche Rusalka un miércoles de noviembre a las 13:30 horas. Por fuera parecía hasta un local moderno pero por dentro guardaba la esencia que esperábamos encontrar.

Accedes por dos puertas, primero una exterior y luego otra interior. Dentro ves de inmediato unas 10 mesas, con la cocina y la caja a la izquierda. Eso será todo pues el lugar no da para más.

10, quizás 15 personas estaban ya comiendo y un puñado se alza de pie esperando por las delicias. Había desde universitarios hasta octogenarios.

Interior del bar de leche Rusalka de Varsovia

Dejamos nuestras cosas en la que será nuestra mesa y nos dirigimos a la caja. Allí se sienta una de las dos únicas trabajadoras que vimos en 45 minutos. Tras ella, un panel con un indescifrable menú en un perfecto polaco.

Tiramos de imaginación y de mis conocimientos de ruso (que, en algo se parece), y nos decantamos por:

  • 2 platos de sopa de remolacha Borsch.
  • 2 raciones de gulash con patatas.
  • 1 pechuga de pollo.

Pedimos también agua, pero la señora nos dice que de beber solo tienen kompot, una bebida dulce de frutas típica del Este de Europa. Apunta también dos vasos, nos dice el precio, pagamos (con tarjeta) y nos entrega un ticket.

Con ese papel nos dirigimos a la cocina, a escasos dos metros, donde entregamos el ticket y esperamos. En menos de un minuto, la cocinera nos deja sobre la barra los dos platos de sopa.

Los tomamos y los llevamos a la mesa. Empezamos a saborearlos y pronto nos percatamos de que el resto del pedido estaba también listo.

Lo comemos todo, no dejamos nada. La sopa, caliente claro, entra sola en un gélido día en Varsovia. El gulash y la patata cocida conjugan a la perfección, como el guiso de carne de España, pero sin guisantes, zanahorias ni nada más. Tierna y sabrosa.

Me lleno, pero mi acompañante tiene gana de más. Se come el pollo y queda satisfecho.

Ambos pensamos igual: es comida de la abuela. Y, eso, después de casi una semana comiendo fuera, se agradece.

¿Por qué no hemos probado un bar de leche antes? Los dos coincidimos. Y más si tenemos en cuenta que apenas pagamos 39 PLN en total (algo menos de 9 euros).

  • Horario del Rusalka: Lunes a sábado de 9 a 17 horas.

Fotos

Para que te hagas una mejor idea, te mostramos algunas de las fotografías que tomamos en este bar de leche de Varsovia.

Sopa borsch que pedimos en el bar de leche Rusalka de Varsovia

Cocina del bar de leche Rusalka de Varsovia

Consejos y recomendaciones

La visita a un bar de leche requiere entender en qué tipo de restaurante te encuentras:

  • No esperes demasiada simpatía por parte de los trabajadores: hemos leído opiniones de que el trato que dispensan en los bares de leche es antipático o borde. Lo entiendo, pero os pido apertura de mente: Polonia no es España ni un comedor soviético es el Hard Rock de la Plaza de Colón.
  • Disfruta de la comida, pero también del local y de su ambiente: los milky bars no son solo sitios de comida, sino que además guardan la esencia y parte de la historia de este país.
  • No vayas con prisa, pero tampoco te tomes tiempo que no necesites: estos restaurantes están pensados para que la gente vaya, coma y se marche. Sabemos que el invierno polaco puede darte ganas de quedarte resguardado, pero debes dejar sitio a nuevos clientes.

Dónde está el Rusalka de Varsovia

Aquí te dejamos la localización del bar de leche Rusalka: Floriańska 14, 00-001 Varsovia, Polonia.

Consulta ahora una experiencia gastronómica totalmente diferente, la que vivimos en Tokio con el sushi como protagonista.


Si te gusta, comparte 🙂
Diego Martínez Montero
Diego Martínez Monterohttps://elmejorblogdeviajes.com
Periodista con más de 15 años de experiencia y viajero compulsivo de afición. Ahora mismo estoy ya planeando nuestro próximo destino. Te lo cuento todo en https://elmejorblogdeviajes.com/

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Cómo ir de Varsovia a Cracovia (y viceversa) en 2024: ¿Tren, bus, avión o coche?

Te detallamos las rutas, horarios y precios de los medios de transporte que conectan estas dos grandes ciudades polacas. Hace unas semanas os respondíamos la...

¿A qué cementerio de Varsovia ir? Ruta por el judío, Powazki y más

¿Has oído hablar de los cementerios polacos? Nosotros hicimos un recorrido en su capital y nos quedamos fascinados. Polonia, país católico por excelencia, sabe cómo...

¿Varsovia o Cracovia? La respuesta definitiva para que elijas bien

Comparamos las dos ciudades más importantes de Polonia. Descubre cuál es la ganadora y planifica tu viaje. Solo tienes unos días en Polonia y tienes...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

ÚLTIMOS ARTÍCULOS